martes, 3 de abril de 2012

A mi

Te miro desde lejos, no a vos, a mí.

Te miro y te sonrió entre las malezas negras.

El sol quema la piel, se vuelve salada por momentos, me quema el viento.

Sonreís y te veo, no a vos, sino a mí.

El agua estancada en la zanja, la mugre recorre mis venas.

No dejes que me vaya en ese tren tan roto, me llevara lejos.

No sabré como volver, la vía está perdida en la tierra.

Yo me pierdo en la tierra seca, entre los pasos de los perdidos y olvidados

Te busco y no te encuentro, no a vos, sino a mí.

El cielo se va tapando con un dedo ensangrentado.

Las paredes picoteadas por las risas antiguas.

Mírame a los ojos, si a mí, estoy acá sin ser vista

Las miradas atreves de las cerraduras escondes sacrilegios, allí en el tiempo

No grites, no hace falta, veo el motivo de todo en tus ojos.

Se clavan en el pasto largo y dejan caer la melancolía de lo perdido

Ellos nos miran, nos sonríe, pero no a vos, sino a mi

Es esa sonrisa maligna, de esas previas al pozo

Ese pozo me lleva solo a mí, no hay forma de evitarlo.

No me busques en la noche, mantente en tus sueños, mantente ahí

Es segura la vida detrás de esas barreras, no late la vida allí

Busquémonos entre la maleza amigo mío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada